El primer punto de venta de diseño contemporáneo, una ofrenda a la obsidiana en Teotihuacán

La primera boutique de diseño contemporáneo en Teotihuacán es Casa Obsidiana, ubicada a 800 metros de la zona arqueológica. Se trata de un espacio en donde recordamos la grandeza del México Prehispánico, a través del tallado de obsidiana para transformarla en piezas para la cultura actual, piezas decorativas, joyería, accesorios, esculturas y más. 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Casa Obsidiana (@casaobsidianamx) el

 

UN LEGADO 

En 1957, Silvano Cuevas se inició en el oficio de lapidaria de obsidiana, posteriormente Gerardo Cuevas, su hijo, continuó la tradición y perfeccionó la técnica. La tercera generación, los hermanos Topacio y Gerardo Cuevas crean Taller de Obsidiana, una marca de diseño contemporáneo que evoluciona hasta convertirse en un estudio.

Cinco años después surge Casa Obsidiana, un punto de encuentro entre el oficio, técnica e innovación en piezas de obsidiana, sumando el barro, textiles, indumentaria, cerámica, minerales y plata de distintos creadores mexicanos.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Taller de Obsidiana (@tallerdeobsidiana) el

PARTNERS


Firmas consolidadas y emergentes de diseño mexicano como Pay’s, Geoide, Rococo, María Mariscal, Anuar Layon, Anna Lebrija, Pool Hats by Arlop, Cuarto de máquinas, Pájaro muerto, Burendo, Mal negro, Tributo, Cors, Dossoles.vv, Apotema, Estudio, Máscaras de alambre, Non Nude y a la cabeza, Taller de Obsidiana.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Casa Obsidiana (@casaobsidianamx) el

 

EL SPOT

Un icónico muro de más de 1000 mosaicos de obsidiana negra con acabado brillante y mate te invita a entrar, con el mensaje Negro como mi corazón, haciendo referencia al enigmático color de este vidrio volcánico.

La fachada cuenta con acabados en recinto y mosaicos alternos de obsidiana negra que hacen juego con la puerta, representando los ojos de Tláloc, dios benéfico de Teotihuacán.